El amor es una sabiduría superior. El corazón es el centro supremo del saber, no la mente. La mente es algo secundario, práctico, útil. La mente sirve para conocer superficialmente, pero nunca para conocer el centro.

 

Pero te has olvidado por completo del corazón; como si no existiera, como si no supieras de él.

 

Si te hablo del corazón, del centro del corazón, piensas en el pecho y no en el corazón.El pecho no es el corazón; el pecho es tan sólo el cuerpo del centro del corazón. El corazón está oculto en el pecho, en algún lugar de su interior. De la misma forma que el alma se oculta en tu cuerpo, en tu pecho se oculta el corazón. No es un componente físico, de modo que si acudes a un médico te dirá que no existe el corazón, el centro del corazón; sólo el pecho.

 

El corazón tiene sus modos propios de sabiduría.