Este padecimiento, también conocido como halitosis, es uno de los más vergonzosos que cualquier persona puede tener. Según los expertos en salud bucal, el 75 por ciento del mal aliento es provocado en la misma boca, así lo pública yahoo.com.

 

Sin embargo, hay otros factores que influyen, el principal sería la mala higiene bucal, la cual provoca que residuos de alimentos se queden entre los dientes. Están los factores externos: comer cebolla o ajo, tomar café, bebidas alcohólicas y también fumar.

 

Las enfermedades orales como gingivitis, dentaduras postizas, amígdalas, así como las infecciones respiratorias, en la garganta, en los senos nasales y en los pulmones también pueden causar halitosis.

 

Los padecimientos sistémicos, tales como la diabetes, enfermedades hepáticas, renales y desórdenes gastrointestinales, entre otras, pueden ser factor de riesgo para tener mal aliento.

 

Pero, ¿qué se puede hacer ante este problema? Para poder combatirlo, lo primero que hay que hacer es identificar que lo causa, así se podrá saber qué tratamiento se tiene que implementar para erradicarlo por completo.

 

Agua y sal. Después de haber cepillado tus dientes, como sueles hacerlo, disuelve una par de cucharadas de sal en agua tibia; con esta solución haz buches. La sal ayuda a eliminar bacterias y a desinflamar encías, además de que previene la formación de sarro.

 

Perejil. De hecho, esta hierba la puedes utilizar de dos formas: la primera consiste en hacer una infusión con agua, varías ramas de perejil y tres piezas de clavo de olor molido. Cuando hayan hervido hay que colar el líquido y hacer buches con el preparado. La segunda es mucho más fácil, ya que sólo tienes que masticar las hojas del perejil crudo, porque las sustancias que posee la hierba ayudan a combatir las bacterias y a mejorar el aliento.

 

Especias. Varias especias que normalmente se utilizan para dar mejor sabor a las comidas, también pueden contribuir a eliminar el mal olor, tales como el ya mencionado clavo de olor, el anís o las ramas de canela, las cuales sólo tienes que masticar para que impregnen tu boca con su aroma y sabor. Bicarbonato. Es muy conocido que ayuda a tener mejor salud bucal. En un vaso de agua disuelve una cucharada de bicarbonato, con esta solución enjuaga tu boca después de haberla lavado. Ten por seguro que el mal olor se irá y tus dientes lucirán más blancos.

 

Menta. Tienes que preparar un brebaje de hojas de menta con agua; el cual tienes que utilizar después de lavarte los dientes. La menta tiene propiedades desinfectantes, además de que te dejan un fresco y agradable aroma en la boca.